Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 10 de octubre de 2012

La verdadera voz de Jesse Conde


Por Deidalí Gómez

Mientras este actor de doblaje me dice con su familiar voz ronca que el sitio donde nació se llama Astapa, Tabasco, pasa una camioneta destartalada, emitiendo en una bocina la grabación: - ¡Tabascoo… Tabascooo, pida sus platanitos!

La coincidencia hace reír de forma estruendosa a Jesse Conde, quien a pesar de estar por cumplir 60 años el 10 de octubre, conserva la alegría y espontaneidad de aquel niño que para entretenerse inventaba historietas acerca de un huerfanito llamado: Cruz, "Hombre Asombroso".

Nos encontramos en un modesto café de la calle Morena, en la Colonia del Valle, faltan un par de horas para que Jesse ingrese a un estudio de grabación y practique con sus alumnos, la manera de animar personajes con la voz. De vez en cuando detendrá la clase para salir a fumar un cigarrillo o por darle un sorbo al café negro como el que acaba de pedir. Después sabré que los médicos le prohibieron el tabaco y la cafeína porque en el 2010, un tapón en las arterias le causó un infarto cerebral. Tras dos operaciones y meses de rehabilitación, recuperó su vida habitual y sobre todo lo más valioso para su carrera: el habla.  

Jesse Conde tiene nombre artístico desde que nació, aunque en realidad no sabe si es tocayo de Jesse James, el bandolero del Viejo Oeste; o de Jesse Owens el negro que conquistó cuatro oros en las olimpiadas de Berlín 36´. Conde podría parecer apellido, pero es un nombre  que comparten varios miembros en su familia con lejana descendencia italiana. Prueba de ello es Yuri Conde, su hermano.

El padre de este actor que ha dado acento a personajes como el Duende Verde, el capitán Barbossa o The Joker, se llamó Jesús Napoleón Pedrero, era el dueño del cine del pueblo, “El Primavera”, y junto a Doña Guadalupe, quien aún suena jovial al otro lado del teléfono, administraban un salón donde la gente llevaba sus sillas para ver la función en una pared blanca. Éste era el sitio donde Jesse jugaba de pequeño a que era actor e imaginaba que los artistas estaban justo detrás del lienzo.

Sin presión económica alguna, se mudó a la ciudad de México para estudiar la carrera de Derecho, aunque en realidad buscaba aprender actuación y lo hizo por las tardes, en la Academia Andrés Soler. En 1976, recién egresado, tenía la idea de dedicarse a la comedia, comienza a trabajar en una puesta llamada “Los Pepenadores” y conoce a actores como Luis de Alba y Jorge Arvizu. A la par hace radionovelas y tiene su primer contacto con el doblaje.

Sin haber tocado su taza de americano, Jesse cuenta que trabajó haciendo papeles secundarios en películas como “Lo negro del Negro Durazo” y “De lengua me como un plato”; en la televisión colaboró en “El tesoro del Saber”. Para este momento, el corpulento dueño del café sin clientes, decide acomodarse a un metro de nosotros sin disimulo, quiere escuchar el relato:

“Si tú ves una serie con frecuencia, se te va quedando la voz de los actores, la gente me decía: - usted habla como… ¿Usted es locutor, actor, o qué es? Una vez un taxista, me preguntó a qué me dedicaba y luego de explicarle me pidió que con la voz de Lorenzo Lamas, el de la serie "El Renegado", le dijera: Eres un cabrón…. Yo nunca quise tener hijos ni casarme, a mis novias yo las cuidaba para evitar eso. Con mi pareja actual, con quien llevo 25 años, se me cumplió como yo quería y por azares del destino no tuvimos.”

“Empecé a tomar en la preparatoria por querer encajar con los amigos, hasta que en algún momento de mi vida, llegué a pensar que no podría vivir sin alcohol. Perdí coches, me asaltaron…  pero nunca me pasó nada y llevo 12 años sobrio, llegó un día en el que no se me antojó.”

El Padre Santo o Papadzulli como varios de sus conocidos le llaman en reciprocidad a Jesse, quien nunca recuerda todos los nombres, usa el habla rápida y alocada que heredó de su familia, para explicar que no se cuida la voz ni la garganta, pero sí trata de poner el sentimiento para poder transmitirlo. La voz es una forma de expresar sus emociones y su habilidad de manejarla es una herramienta para sobrevivir.

“Mi vida ha sido un show, porque crecí muy independiente, dar clases me ha enseñado por ejemplo a ser puntual… ¿La mejor edad? Han sido los 30, pero también los 60 son buenos. Así ha sido la mía vitta.”

miércoles, 16 de mayo de 2012

Tanatología y eutanasia: De cómo asume la muerte un tuitero

La gente se muere a diario, los famosos… también. 

Sobre ello, los adictos a esta red informamos, reiteramos, opinamos y por su puesto ...¡troleamos! De eso trata este post: De cómo asume la muerte un tuitero.


#MurioJustinBieber 

Noooo, no nomás Justin Bieber... también Chespirito, Fidel Castro, Daddy Yankee, Benedicto XVI y hasta el admirado Paul McCartney, TODOS han sido declarados “gente muerta” de manera virtual. 

Algunas veces ni siquiera importa lo queridos o famosos que sean. Basta recordar a Sir Paul, siendo Trending Topic mundial con #RIPPaul, un mes antes de su esperado concierto masivo en el Zócalo de la ciudad de México. 


En twitter la muerte se acompaña de los hashtag más diversos, ahí están los de eutanasia como: #murioCerati confrontándose  con los provida de #CeratiVive. 

El lunes mataron "de juego" al querido García Márquez, pero quien falleció el martes y de a deveras fue Carlos Fuentes.   

En la lista de personajes virtualmente asesinables se encuentran much@s y por diferentes causas.

#ChicleYPega 

Pero no deberíamos llamar a la Muerte Tuitera a la menor provocación, eso lo supo un tal @Morf0,  quien fue sospechoso de atentado terrorista sólo por escribir en noviembre del 2011: 

"Mañana a las 11/11 les caerá un secretario del cielo... evite reforma"

Pues el día señalado, pasadas las 11, se anunció que el helicóptero en el cual viajaba el secretario de Gobernación José Francisco Blake Mora se había estrellado; no todos conocían al Secretario, pero “chuirer” se llenó de dramáticas confirmaciones de su deceso, y como en todo funeral hasta los desconocidos hablaron cual  íntimos vecinos del finado. 

No hay nada más morboso que ver el primer tuit de los seres cercanos al fallecido ó husmear la cuenta abandonada del muerto  -como se observa la del secretario‏ @FBlakeM- con su último tuit del 4 de noviembre 2011: 

“Hoy recordamos a Juan Camilo Mouriño a tres años de su partida, un ser humano que trabajo en la construcción de un México mejor” 

¡Qué ironía! 

 #TanatologíaTuitera 

En la red social del pajarito azul, las fases del duelo son distintas, no hay negación ni aislamiento, sino todo lo contrario...  allí se afirma y sentencia en menos de lo que se dice ¡tuit!. 

Pero cuando un personaje querido muere en la vida real, se queda atrás la sátira, se genera una especie de sensacionalismo involuntario con el vicio 2.0 de que la información siempre puede ser ampliada. 

En 140 caracteres es posible cavar una oscura tumba o... erigir un imperturbable monumento. 


Long update: 

El día del maestro (15 de mayo) murió un sensei de las letras llamado Carlos Fuentes, tenía 83 años. Mi TL decía que su deceso fue inesperado, repetía fragmentos de sus mejores libros, notificaba minuto a minuto la cronología de su homenaje en Bellas Artes. Yo nomás apechugaba mientras leía breves discursos de despedida, de esos tuits anuda gargantas escritos por extraños con quienes concuerdo.


#RIP también Donna Summer, queen of disco

lunes, 14 de noviembre de 2011

El primer ¡¡¡¡Aaaaauúuuh!!! Del Autocinema Coyote


11:11:11 Fue una fecha de película para la ciudad de México, el imaginario colectivo suponía que tal repetición de números traería alguna situación extraordinaria, creían en un mágico día “capicuaiano” que tal vez si sucedió. En nuestro caso la magia estuvo en el cine a las 7 de la noche, mientras asistiamos por primera vez a un Autocinema, pues aunque sea una total paradoja, pasamos la vida dentro de un coche pero jamás habíamos ido al cine “pa coches”.

El Autocinema Coyote se tardó meses en abrir, estaba planeado para abril o junio 2011, pero por cuestiones de permisos se retasó el momento. Me imagino que se llama Coyote por su ubicación en Coyoacán, pasando la librería El Sótano sobre Miguel Ángel de Quevedo, ves una puerta ancha en la cual te reciben amables boleteros que te proporcionan una bocinita Wi-Fi para meter en tu coche y oír re-bien la trama de la peli en turno.

“Rocky Horror Picture Show” (1975), era el nombre de la película británica que se proyectaría durante esta gala, sin conocer bien la historia ya sabíamos que en algún momento habría un performance, pues el motivo de la visita era dar apoyo moral y de palmas a los buenos amigos que bailarían.

Nosotros no estuvimos en el auto, por ser la primera vez había sillones de plástico y mesitas tipo lounge, automóviles clásicos adornando, los Rebel Cats por ahí caminando, y la tienda de recuerdos llena de curiosos. La cafetería también estaba a unos pasos, vendía buenas hamburguesas… el baño de las niñas tenía para inspirarse fotos de James Dean.

- Shhh!

En las primeras escenas de “Rocky Horror…” reconocimos a la protagonista (Susan Sarandon), luego fueron apareciendo los demás personajes y las canciones que narrarían parte de este musical glam… un musical que para mí es inolvidable por la actuación de “Su Freakeza Real”, el Dr. Frank-N-Furter, encarnado por Tim Curry, un hombre al cual muchos conocimos primero usando maquillaje de payaso… cuando hizo la película de terror llamada “It” (Eso. 1990), pero esa misma boca roja, que me impresiona por su capacidad de gesticular, delataría la identidad del mismo hombre a través de los años, mientras Curry recitaba "Sweet transvestite from Transsexual…”

El performance de la inauguración del Autocinema Coyote, sucedió con la canción “Time Warp”, tema que localmente conocemos como “El baile del Sapo”, en ese momento quince bailarines entraron en escena simulando que los personajes salían de pantalla; hacían todo al mismo tiempo que los de la cinta: generaron emoción, sorpresa y un raro placer visual en nosotros, los mirones… quienes posiblemente ya habíamos visto los homenajes y las parodias a la misma escena en programas de TV como Glee o como That 70s Show… pero cada vez que se le adapta, tiene un resultado completamente diferente.

Al público le encantó este inesperado montaje coreográfico de Mariana Aceves y Kiko Mora, contactados certeramente por los fundadores del Autocinema: Isaac Ezban y Miriam Mercado.

Los asistentes a Coyote tuvimos un final feliz, pero me hubiera gustado que la luna llena del día anterior se viera el 11:11:11, le habría dado un toque todavía más especial a la velada que cerraron las canciones de antaño emitidas por los Rebel…justo cuando todos nos pusimos a mover el bote o a colocar nuestra cabeza en algún hombro.

Yo no paré de sonreír, le deseo buena suerte “capicuaina” a este Autocinema, porque se ve que para hacerlo realidad, lo soñaron primero...

Recomendaciones:


Son $200 por auto, jueves a domingo.
Lleva buena Chamarra
Ir en plan de todossomosconductordesignado-noqueremosmalacopas
Éntrale a ver la cartelera: AQUI

lunes, 22 de agosto de 2011

¿Dónde está Waddafi?




No me da risa la violencia... me dan risa los medios haciendo la pregunta.

domingo, 8 de mayo de 2011

No morir sin....

Aviso: este es del género cursi-gore, gore-cursi, cursi-gore...



Hace 2 días soñé que me moría en un ritual de escuela, que acostados en el pasto me clavaban en las sienes un par de fierros muy gruesos, yo disfrutaba de cómo se iban hundiendo en mi cabeza y de còmo estaba muriendo, sentía bienestar y serenidad, pero me daba miedo dejarme ir pues seguro la muerte iba a ser como dormirse pero sin tener sueños y para siempre... entonces me cuestioné:

- "Esto es morirse de verdad?"…
- ¿Y ya? ... ¿es todo, no volveré a saber de mi?

La verdad se me hacía muy chafa no recibir una notificación tipo FB de "Ahora sí, no es broma ¿eh?, ya estás muerta", y por eso, a la primera oportunidad me eché a correr en cuanto los maestros de la biblioteca se dieron cuenta de nuestro ritual sádico escolapio. Así nduve por la calle escondiéndome y sangrando con 2 hoyotes en la cabeza de los cuales seguro ya me salía masa encefálica ... yo sabía que eso me había cambiado en definitiva, al menos el pensamiento, que estaba moribunda y "medio tocada" pero sin la mínima molestia, fue por eso la decisión de buscar a Roberto para pasar juntos el día -como antes-, lo que quiere decir que estaba en la etapa de la prepa.

Y no esperen un cuento perfecto, los sueños no siempre terminan donde uno quiere ni con un final razonable, este terminó así mientras convivía con la persona que un tiempo fue harto importante.

Desperté y todo el día pensé en el sueño, en la regresión de tantos años... concluí entonces que la vida no se trata de aplicar el dicho "No Morir sin Haber Amado", sino de poner en práctica el "NO MORIR SIN ESTAR AMANDO..."